Recherche avancée

Madrid > Actualidades > Covid-19 - La ambiciosa estrategia de pruebas de Luxembur... >

Covid-19 - La ambiciosa estrategia de pruebas de Luxemburgo para hacer frente a la pandemia

Publicado el 16 julio 2020

Desde el comienzo de la crisis sanitaria y, posteriormente, en el marco de la estrategia de desconfinamiento, Luxemburgo ha adoptado una ambiciosa estrategia de pruebas, compuesta por pruebas diagnósticas de PCR para los que muestran síntomas, así como pruebas a gran escala destinadas a identificar a las personas asintomáticas.

Según datos recientes publicados por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), con 9.582,6 pruebas por cada 100.000 habitantes en un período de 7 días, Luxemburgo es el país que tiene, con mucho, la tasa de pruebas más elevada de los países de la UE y el EEE.

El aumento del número de nuevos casos en Luxemburgo en las dos últimas semanas debe interpretarse en relación con nuestros esfuerzos por garantizar la mejor detección posible de la población, romper las cadenas de infección y preservar las capacidades del sistema de salud.

La estrategia de pruebas de Luxemburgo se ha elaborado de conformidad con las recomendaciones internacionales, como las emitidas por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), según las cuales "una capacidad de pruebas ampliada y metodologías de pruebas armonizadas con fines de vigilancia epidemiológica, detección temprana y aislamiento de los casos, gestión clínica, localización de contactos, protección de los grupos de riesgo, evaluación de la inmunidad de la población, estrategias de reincorporación al trabajo". Esto incluye la alineación de las metodologías de prueba, el desarrollo y la intensificación de la capacidad de diagnóstico sostenible del COVID-19, el establecimiento de planes de prueba adecuados, la validación y la puesta en marcha de pruebas serológicas".

Al adoptar capacidades de pruebas a gran escala con un máximo de hasta 20.000 pruebas diarias, Luxemburgo sigue las directrices de la hoja de ruta de la Comisión Europea para levantar las medidas de contención de COVID-19. La Comisión subraya que "gestionar con éxito el levantamiento gradual de las medidas de confinamiento existentes requiere una combinación de medidas de acompañamiento que sean pertinentes para todos los Estados miembros" y recomienda "ampliar la capacidad de pruebas y armonizar las metodologías de prueba: en ausencia de una vacuna, la población debe estar protegida en la mayor medida posible de la infección". Por consiguiente, la disponibilidad de pruebas a gran escala que puedan proporcionar resultados rápidos y fiables es fundamental para hacer frente a la pandemia y también una condición previa para levantar las medidas de distanciamiento social en el futuro (y también es importante para la eficacia de las aplicaciones de rastreo de contactos....)".

Luxemburgo también amplía sistemáticamente las pruebas a más de 200.000 trabajadores transfronterizos que residen en sus regiones vecinas. Las pruebas positivas de los no residentes representan hasta el 20% del número total oficial de casos de COVID en Luxemburgo, con una media del 16%.

En combinación con un sistema de rastreo de contactos muy completo y analógico que se extiende más allá de nuestras fronteras, esta estrategia permite a nuestro país romper las cadenas de infección y vigilar muy de cerca si hay indicadores de una posible segunda ola. Por lo tanto, se facilita enormemente la acción proactiva y preventiva.

El ECDC reconoce además la importancia de no limitar las comparaciones entre países al número total de casos positivos, sin tener en cuenta el importante factor de las pruebas y el número de pruebas realizadas efectivamente para una población determinada. El ECDC también constató que "las pruebas disponibles no respaldan la recomendación de cierres de fronteras" como medida eficaz para prevenir un gran aumento de COVID-19.

En vista de lo anterior, y dado que la epidemia está en gran medida controlada en Luxemburgo, el Gobierno de Luxemburgo considera que no es necesario restringir la libertad de circulación de sus residentes.

 

Retour